• Ivan Sosa

Ejercicio después del episodio cardíaco

En muchas ocasiones, cuando sufrimos un #EpisodioCardíaco, nuestro cuerpo nos está insinuando que algo no está bien. Cuando esto sucede y lo dejamos atrás es el momento de empezar nuestra rehabilitación cardíaca. Para ello, nada mejor que contar con un adecuado programa de #ejercicio individualizado para cada caso.



Pautas básicas a considerar

Cuando empezamos con nuestra #RecuperaciónCardíaca (RC), es recomendable hacerlo de forma gradual para ir introduciendo el ejercicio a nuestra rutina de vida y que no nos suponga una "obligación", en cuyo caso el camino más normal será un abandono precoz de la misma. Tenemos que tener en cuenta que somos pacientes de riesgo y que al principio podemos sufrir miedo ante la posibilidad de un nuevo episodio, por eso es primordial contar con apoyo para este proceso, en primer lugar deberíamos contar con un profesional que nos ayude en nuestros primeros pasos, y nos indique la forma correcta de proceder.


Para poder llevar un buen programa de entrenamiento, debemos asegurarnos de tener un seguimiento igual de bueno, por eso es recomendable realizar de 2 a 3 pruebas de esfuerzo al año para poder ir adaptando nuestro entrenamiento en función de nuestra capacidad física, y para controlar cualquier problema que pueda aparecer y controlarlo a tiempo.


Finalmente, debemos que tener claro que nuestra RC es permanente. Una vez hemos entrado en el proceso de ejercicio debemos incorporarlo en nuestra vida igual que hacemos con el comer, el mantenernos en un estado de forma óptimo es la mejor vía de prevenir un próximo episodio. Conociendo perfectamente que nadie está exento del peligro.


Como hacer mi programa de recuperación cardíaca


Frecuencia de entrenamiento:


Lo ideal es realizar de 2 a 3 sesiones de entrenamiento semanales, siendo preferible realizar 3 sesiones siempre que sea posible. Dentro de las sesiones la mejor solución es realizar ejercicios aeróbicos y de fuerza para maximizar la mejora y la frecuencia de cada tipo de ejercicio podría ser la siguiente.


Intensidad de entrenamiento:


La intensidad de nuestro entrenamiento, deberá aumentar de forma gradual empezando por intensidades bajas, hasta llegar a una intensidad moderada, y mantenerla en torno al 60-85% de nuestra capacidad pulmonar. Una forma de medir esto es mediante una prueba de esfuerzo donde el médico nos diga donde esta nuestro umbral y nuestra capacidad estimada, o podemos hacerlo de forma indirecta mediante la escala de Borg, enseñando al paciente como funciona y a estimar su valor de forma subjetiva.


En cuanto al ejercicio de fuerza, la intensidad también se debe realizar de forma moderada utilizando series de volumen medio oscilando entre las 8-12 repeticiones, evitando series de fuerza máxima donde las pulsaciones suben demasiado por el esfuerzo, y evitando series muy largas.











0 vistas
WellFitnes (1).png

667-325-401  ||   673-502-000  ||  MADRID