• Ivan Sosa

Genu Valgo de Rodilla

Actualizado: abr 11

La rodilla es una articulación con una gran importancia dentro de nuestro organismo debido a su funcionamiento, siendo una de las principales encargadas de soportar todas las cargas de nuestro organismo, junto con la cadera y la columna.


Por su localización recibe las cargas del suelo desde el pie, y las cargas del tronco desde la cadera, siendo imprescindible un correcto funcionamiento y una correcta alineación para tener un adecuado reparto de cargas y el buen funcionamiento del cuerpo.


El Genu Valgo es la desalineación del fémur y tibia que provoca que una rodilla se desvíe hacia dentro y se junte con la otra. Si se produce en ambas rodillas veremos como nuestras piernas se sitúan en forma de “X”, haciendo parecer la cadera más ancha de lo que realmente es.


Posibles causas

El genu valgo de rodilla, puede venir derivado por distintos factores. Entre ellos las causas más comunes son;


1. Postraumática: son aquellas que vienen derivadas de algún tipo de lesión que afecta a la estructura y que no se recupera correctamente.


2. Mecánica: generado por desequilibrios o desajustes en las acciones de caminar y/o correr. También puede ser originada por descompensaciones musculares provocadas por malos hábitos en nuestro día a día.


3. Estructural: cuando tenemos una pierna más larga o más corta que la otra.


Problemas


Los principales problemas a los que nos podemos enfrentar cuando tenemos este tipo de lesión, se manifiestan a través de algún tipo de dolor en la propia articulación de la rodilla o en la cadera.


En muchos casos los problemas pueden ir a más debido a que aparece una segunda lesión de forma asintomática, como puede ser una rotura ocasionada por desgaste, de alguno de los ligamentos de la rodilla. Esto es una consecuencia grave y difícil de detectar en ciertos casos, porque no hay dolores previos. Por eso es muy importante acudir cuanto antes a un profesional que nos pueda ayudar a solventar nuestro problema cuando no hay dolor, y muy especialmente cuando aparezcan los primeros síntomas de dolor.


Solución

El tratamiento para esta lesión dependerá de cada persona y del estado en que se encuentre cada rodilla. Pero a modo de recomendaciones principales para atajar el problema, habría que realizar un trabajo de fortalecimiento general de la articulación en un primer lugar para aumentar nuestra capacidad de carga, y muscularmente proteger la articulación.


Una vez conseguidos estos primeros pasos, hay que actuar de forma más localizada en el problema, tratando de buscar el origen y revertirlo. A modo de recomendación general (teniendo en cuenta que cada caso es único), podemos probar a relajar la cara interna del muslo, que estará muy contraída y realizar trabajo de fuerza en la cara externa del muslo, que se tendrá que encontrar inhibido.


De esta forma, conseguiremos liberar la zona a la vez que vamos activando, para ir colocando la musculatura en su posición más óptima.



0 vistas
WellFitnes (1).png

667-325-401  ||   673-502-000  ||  MADRID