WellFitnes (1).png

667-325-401  ||   673-502-000  ||  MADRID

  • Ivan Sosa

Guía básica de ejercicio durante el embarazo

Hoy vamos a explicar como debemos actuar durante el embarazo para poder llevar a cabo un estilo de vida saludable ligado al ejercicio, sin correr riesgo alguno para nuestros bebes.




Primeras nociones básicas

La actividad física prenatal debería considerarse una medida de primera necesidad, porque se ha demostrado que realizar ejercicio durante el embarazo favorecen la salud de la madre, mejorando su estado físico y mental. Además reduce los posibles riesgos y complicaciones del embarazo.


.Las recomendaciones de actividad física pueden diferir en función del estado físico previo de la madre, pero por norma general siempre debería haber alta predisposición al ejercicio, salvo en casos especiales como la diabetes gestacional, donde se recomienda consultar con el médico previamente y notificarlo a nuestro entrenador.


A medida que avanzamos en nuestro entrenamiento, y en nuestro embarazo las necesidad físicas y nuestras capacidades van cambiando. Dentro de las variables del entrenamiento que podemos cambiar, la frecuencia de entrenamiento, la duración de nuestros entrenamientos o el volumen de los mismos, los podemos ir aumentando mientras aguantemos bien la carga de trabajo. La única variable que no es recomendable aumentar se trata de la intensidad del ejercicio, donde debería mantenerse durante todo el embarazo en unos niveles moderados, nunca llegando a ser extenuantes, especialmente en las fases finales.


  1. Muy importante realizar un calentamiento y una vuelta a la calma adecuadas porque el incremento de los niveles hormonales influyen negativamente, en los ligamentos y su rango de movimiento disminuye, mientras aumenta el riesgo de rotura.

  2. Se recomiendan mínimo 150 minutos de entrenamiento a la semana, siendo de intensidad moderada

  3. Mínimo 3 días a la semana de ejercicio, siendo recomendable a diario.

  4. Hay que mezclar ejercicios aeróbicos de bajo o nulo impacto, ejercicios de fuerza y ejercicios de movilidad.

  5. Trabajar la fuerza y la mejora del suelo pélvico, especialmente con ejercicios de Kegel.



Si se siente algún tipo de mareo estando boca arriba, evitar ese tipo de trabajo.





Contraindicaciones a tener en cuenta



El ejercicio, como todo, tiene riesgos y hay situaciones que debemos evitar, especialmente en el embarazo. Aquí mostramos una serie de cosas que debemos evitar.

Si se padece cualquiera de las siguientes causas, consultar con médico antes de renaudar o empezar un programa de entrenamiento.









Contraindicaciones relativas

  1. Hipertensión gestacional.

  2. desorden alimenticio.

  3. Historial de parto prematuro.

  4. Embarazo de gemelos después de 28 semanas.

Contraindicaciones absolutas

  1. Enfermedades incontroladas.

  2. Embarazo múltiple.

  3. Sangrado persistente e inexplicado.

  4. Ruptura de membranas.

  5. Restricción crecimiento intrauterino.








9 vistas